lunes, 22 de septiembre de 2014

Guía y consejos para el estudiante universitario medio. Vol. III

Hola a todas y todos,


Bienvenidas/-os a Mi vida en color.

Hoy  os traigo la tercera entrega de la Guía y consejos para el estudiante universitario medio.  
Aviso: estos consejos no son aptos para estudiantes competidores y tóxicos



Anteriores  entregas: Vol. IVol II.


Los exámenes:

Si pensaste que  el último trimestre de bachillerato  y selectividad fueron  lo peor,  pobre ilusa/o.

El consejo de más utilidad que alguna vez te darán  y que sea 100% verídico será el siguiente: 
Desconfía del profesor chachi y molón que se pase haciendo chistes malos y el enrollado durante el curso, ése, es un cabrón/-ona tanto, poniendo el examen, como corrigiéndolo.

Ponte a estudiar un mes antes.  Seamos sinceros, no eres una mente brillante  te va a costar, mejor ponte antes y haz popurrí  de asignaturas y los días previos a un examen céntrate sólo en esa.

       Origen de la foto: mi Instagram. Periodo de exámenes: convocatoria extraordinaria de Diciembre ( pero que en realidad es Octubre) del pasado año. 

Durante el mes previo a los exámenes vives por y para  los exámenes los 7 días de la semana, madruga, establece una rutina, estudia con alguien más, si es de tu clase mejor, podéis resolver dudas juntas, estresaros, perder la cabeza y poner a parir a los profesores juntos. (Eso sí que el grupo no sea de más de 4 porque si no es un pitorreo).
                                                      Origen de la foto: mi móvil, autores: mi grupo de estudio y yo.
                                                                                                           (lo de abajo por cierto es la explicación del cutre videoclip de
                                                                                                             esa canción  a una del grupo)

Tu vida social  has de reducirla al mínimo, nada de fiestas, ya tendrás tiempo cuando acabes.

No te estreses con los exámenes, por muy juntos que los tengas, por muy mal que creas que lo llevas,  por mucho que  pienses que no te va a dar tiempo a  hacer una segunda o tercera vuelta, llevas estudiando un mes, vives por y para ellos,  tu mente está en ellos. Confía en ti, tú puedes.

Duerme antes de un examen,  no vayas bajo ningún concepto de empalme. No te digo que duermas 8 horas, ambos sabemos que  el estudio de la noche de antes y el de la mañana sirven, pero duerme mínimo 3 horas, tu cerebro te lo agradecerá. 


Si eres de los que repasa a última hora,  sentado ya en tu sitio, lleva cascos, no hagas contacto visual  bajo ningún concepto con nadie. El contacto visual incita a la gente a venir a preguntar y a que vomiten eso que saben y que tú no recuerdas. No es un método infalible pero evitaras el 90% de los pesados.

Cuando termines si eres de los que no les gusta hablar y no soporta al típico tonto del culo alardear de lo que ha puesto y preguntar a  la gente  lo que ha puesto para  que él o ella justifique que  su respuesta es la correcta  y saquen los apuntes para comprobarlo: pírate. Entrega el examen y lárgate a esperar el bus, a fumarte un piti o si eres un afortunado ricachón/-ona coge el coche y  vete a casa.

 Si te ha salido mal  un examen no te ofusques pensando en ello. Si eres de  las personas que  les gusta auto compadecerse, tienes la tarde de después de examen para ello, tomate esa tarde libre, pero al día siguiente, cuando te pongas delante de otra asignatura bórralo de tu mente, no  te sirve para nada bueno.  

Si al final resulta que no  has aprobado alguna, no pasa nada  tienes otra oportunidad en Julio. En tal caso procura que para Julio tengas pocas.

Cuando acabes los exámenes, pégate la fiesta de tu vida. Porque te has esforzado, has estado un mes esforzándote duro, te lo mereces.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...